Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
24 octubre 2012 3 24 /10 /octubre /2012 14:13

 

  

670x218 

 

Cuando como madre eliges amamantar estableces un vínculo afectivo único y especial con tu hijo ó hija, aumentas su seguridad en sus relaciones de apego, las que constituyen la base del desarrollo infantil.

 

La leche materna es el mejor alimento que tu hijo o hija puede recibir. A tal punto es así, que durante los primeros seis mes de vida un recién nacido sólo necesitará la leche de su madre para su normal crecimiento.

 

Elige Amamantar implica que durante los primeros 6 meses de vida la leche materna sea el único alimento del bebé, lo que denominamos lactancia materna exclusiva y que se reconozca en la leche materna la forma de alimentación única y específica para la especie humana.

 

 

Más sanos

 

 Los niños amamantados tienen menor riesgo de enfermar de diarrea e infecciones respiratorias.

 

El hábito de dar pecho fortalece el vínculo afectivo entre la madre y el bebé y evita un gasto innecesario de dinero al comprar fórmulas lácteas.

 

Amamantar disminuye las probabilidades de que el bebé en el largo plazo desarrolle enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y algunos tipos de cáncer.

 

La lactancia materna previene el desarrollo de alergias y dermatitis, el síndrome de muerte súbita del lactante y reduce del riesgo de obesidad en la infancia y vida adulta.

 

Junto con todos los beneficios en salud, la leche materna es portable y tiene siempre la temperatura ideal.

 

Te evitas el uso de mamaderas, su limpieza, hervir agua, dosificar la cantidad correcta de leche en polvo, contar con agua potable y uso de calentadores.

 

Elige amamantar a tu hijo exclusivamente con leche materna durante sus primeros 6 meses de vida.

Repost 0
Published by Cesfam Chañaral Alto - en Salud Infantil
Comenta este artículo
20 agosto 2012 1 20 /08 /agosto /2012 18:00

  

Para evitar los problemas de salud es muy importante que el niño/a acuda a todos los controles del Niño/a Sano que le corresponden y cumpla con el calendario de vacunas.

  

Problemas de salud frecuentes en niños y niñas de 1 a 2 años:

  

Fiebre


La fiebre indica que el niño o niña está enfermo(a). Es el medio que utiliza el cuerpo para luchar contra la enfermedad. En sí misma, la fiebre no es perjudicial. Excepto cuando la fiebre sobrepasa cierto límite que es variable en cada niño y niña.
Se recomienda que la fiebre nunca sobrepase desde los 38,5° a los 39° celcius medidos en la axila. Si al tocarlo(a), te parece que el niño o niña está caliente, tómale la temperatura para verificar si realmente tiene fiebre.

  

¿Cómo tomar la temperatura?

 

Es fundamental contar en la casa con un buen termómetro y saber usarlo correctamente. Los termómetros de mercurio hay que utilizarlos con cuidado y sólo para tomar temperatura axilar nunca dentro de la boca y tampoco en el ano.

Antes y después de tomar la temperatura limpia el termómetro y guárdalo en un lugar fuera del alcance de los niños/as.
 

  • Desviste un poco al niño/a, pon la punta del termómetro debajo del brazo en contacto con la piel de la axila y aprieta el brazo contra el cuerpo para que el termómetro no se salga.

bebe-con-fiebre.jpg

 

  • Preciona levemente entre tres  y cinco minutos para que el termómetro no se salga. Retira el termómetro y ve la temperatura marcada.
  • Limpia bien el termómetro y guárdalo en un lugar seguro, fuera del alcance de tu guagua.

¿Cuándo se debe pedir ayuda?

* Cuando la fiebre dure más de 48 horas.
* Cuando no pueda bajar la fiebre por debajo de 39, 5ºC.
* Cuando, a pesar de bajar la fiebre, persiste el compromiso del estado general.
* Cuando el niño o niña tenga otros problemas además de la fiebre, como el cuello rígido, vómitos, diarrea, dolor de oídos o una erupción cutánea.

 

Diarrea



Deposiciones líquidas, siempre es importante prestarles atención. Generalmente se producen por virus y el cuerpo se defiende tratando de expulsarlos. No se deben dar remedios que detengan la diarrea a menos que sean indicados en el centro de salud.



La diarrea se reconoce si: las deposiciones cambian de color, aumentan en frecuencia, presentan gotitas de sangre y/o cambian a un olor más fuerte.

 

Las diarreas agudas pueden provocar deshidratación y desnutrición en los niños/as.

Signos de deshidratación:



Lengua seca: aumentar leche materna de a poco.
Lengua seca y llanto sin lágrimas: llevar inmediatamente al centro de salud más cercano.



¿Cómo prevenir?

  • Todos deben lavarse muy bien las manos, sobre todo antes de alimentarlo/a y después de mudarlo/a o de ir al baño.
  • Lavar muy bien todos los utensilios que estén en contacto con tu hijo o hija.
  • Mantén limpios los juguetes de tu hijo o hija, sobre todo los que pueda meterse a la boca.
  • Si hay otros niños o niñas con diarrea en la casa, hay que cuidar aún más la limpieza de manos y utensilios.

¿Qué hacer?

Es conveniente llevarlo a la consulta médica, para evaluar la situación e indicar el procedimiento adecuado. Lo importante es mantener a los niños hidratados, por ejemplo: con sales de rehidratación oral.
 

La higiene es fundamental para evitar las diarreas. Es muy importante no descuidar los hábitos como lavarse las manos antes de darle la comida al niño/a, cuidar la higiene de los alimentos y los utensilios, entre otros.

 

Vómitos

Vomitar una o dos veces en general no es nada grave. Se vuelve un problema cuando el niño o niña vomita a menudo o más grave si al mismo tiempo tiene diarrea.



¿Qué hacer?

Niños y niñas:
* Dale pequeñas cantidades de líquido, como agua, jugos aguados o paletas de helados.

¿Cuándo se debe pedir ayuda?

* Cuando el niño o niña vomita con frecuencia, 3 ó 4 veces en 2 horas.
* Cuando tiene fiebre, la temperatura axilar es superior a 38.5ºC y vomita.
* Cuando está muy cansado(a) y se niega a comer o beber.
* Cuando al vomitar el niño o niña tenga un dolor fuerte o constante en el estómago.
* Cuando presente signos de pérdida de líquidos (deshidratación) como:
– Ojos hundidos
– Piel o boca secas
– Menor cantidad de orina
– Orina de color amarillo oscuro

 

Estreñimiento

Si el niño y niña no evacua el intestino cada día, no quiere decir necesariamente que esté estítico(a). Cuando el niño y niña está estítico(a), su excremento se ve como bolitas duras y secas que se evacuan con dificultad.



¿Qué hacer?

* Asegúrese que su hijo o hija tome suficientes líquidos.
* Si lo amamanta, siga haciéndolo.


Dale:

* Ciruelas secas o su jugo y pasas de uva.
* Pan de trigo integral, cereal o queques de salvado de trigo.
* Mucho jugo y agua.
* Mucha fruta fresca, exceptuando las manzanas y el plátano, que son astringentes.



¿Cuándo se debe pedir ayuda?

* Cuando el problema dure más de 5 días.
* Cuando vea sangre en los excrementos del niño o niña.
* Cuando el niño o niña llore.

 

Infecciones respiratorias

Las infecciones respiratorias son muy comunes y son provocadas principalmente por virus que están presentes en el aire. Se presentan con secreción clarita en la nariz, congestión nasal y ánimo decaído. Normalmente se trata de infecciones leves, pero en los casos de mayor gravedad estas podrían suponer un peligro para el niño/a, por lo que es importante estar atento para que puedas entregarle los cuidados necesarios.

 

 

Los síntomas principales son: Tos, fiebre, disfonía (voz ronca), respiración rápida, quejidos, ruido o hundimiento de las costillas al respirar,  dificultad para alimentarse o para dormir y respiración agitada. Nunca utilices remedios sin la indicación de un profesional.

 

Debes acudir al centro de salud si tu hijo o hija presenta estos síntomas.


¿Qué hacer?

Se debe limpiar frecuentemente la nariz, mantenerlo/a en un lugar tranquilo o en reposo y darle mucho líquido. Pon atención a las corrientes de aire y los cambios de temperatura.

Para evitar las infecciones respiratorias hay que evitar el contacto de los niños/as con personas que se encuentren resfriadas, con gripe o tos. No se debe exponer a los niños/as a ambientes contaminados con humo de cigarro, y es importante ventilar el hogar diariamente y aumentar el lavado de manos para evitar contagios.

 

Problemas de visión

Algunas conductas de los niños/as pueden revelar la existencia de problemas en la visión. Observa si se acerca mucho para mirar los dibujos, si se queja de molestias en los ojos o si se le irritan. En el caso que estos síntomas se mantengan en el tiempo, debes consultar a un especialista.

Repost 0
Published by Cesfam Chañaral Alto - en Salud Infantil
Comenta este artículo
20 agosto 2012 1 20 /08 /agosto /2012 17:48

 

Muchas madres deciden destetar a su hijo/a pasado un periodo que han estimado como conveniente para ello. La Organización Mundial de la Salud recomienda dar leche materna a los niños/as de manera exclusiva (sin otros alimentos, jugos o agua) hasta los 6 meses, a libre demanda y libre disposición (por el tiempo y en la frecuencia que lo soliciten), y mantener la lactancia complementada con otros alimentos hasta al menos los dos años de edad.

 

pict.jpg

 

Algunas mujeres deciden destetar a sus hijos/as antes de ese periodo recomendado, otras pasado ese tiempo y otras deciden esperar un destete espontáneo o natural, lo que suele suceder entre los 2 y los 4 años … como sea, tarde o temprano todo niño o niña en el mundo es destetado.

 

Es importante destacar que no hay ningún motivo médico, nutricional o psicológico por el que haya que destetar obligatoriamente a una determinada edad. Un segundo embarazo tampoco es razón para acelerar el destete, algunos niños/as espontáneamente se destetan cuando su madre se embaraza dado que la leche cambia un poco su sabor, otros siguen mamando y si la madre lo permite, ello no provoca problema alguno en la disponibilidad de leche para el niño/a por nacer, de hecho asegura que al nacer el nuevo niño/a tendrá muchísima leche disponible, el cuerpo se adapta a los requerimientos de leche de ambos hijos/as y mantener la lactancia para ambos hijos/as (a esto se denomina amamantar en Tándem) puede facilitar la aceptación de la llegada del hermano o hermana.

 

Siempre que este proceso se da por decisión del adulto y no del niño/a (de manera espontánea) implica un proceso complejo de adaptación emocional y física, tanto para la madre como el niño o niña. Por ello, si has decidido destetar a tu hijo o hija, te entregamos algunas recomendaciones para que puedas velar porque sea un proceso respetuoso para ambos.

 

 

1. Es fundamental que tú decidas si quieres realmente terminar con la lactancia o no, ya que si quisieras continuar con la lactancia, puedes hacerlo. Solo ustedes, como familia, deben decidir hasta cuando amamantar. La OMS la recomienda hasta los 2 años y más, pero debes escoger tú el momento y forma que creas más adecuada para ustedes.

 

2. Cuando decidas destetar, programa que sea un destete con tiempo (por ejemplo, en un mes) y respetando las necesidades alimenticias y emocionales de tu hija o hijo y de tu cuerpo.

 

 3. Lo primero es dejar de ofrecer el pecho (no es lo mismo que dejar de dar).

 

 4. El destete respetuoso es un proceso, por ello poco a poco, espacia las tomas y cámbialas por un juego o por otras comidas. Intenta ofrecer estas “alternativas” antes de que tu hijo o hija pida de mamar, para evitar el conflicto.

 

 5. Cuando tu hija/o te pida de mamar, dale un poco y luego invítale a hacer otra cosa, recuerda que no sólo se alimenta con tu leche, también es un espacio de mucho contacto y cariño, por lo que deberás reemplazarlo por muchos abrazos y acurruques también.

 

6. La lactancia no puede ser la solución a todos los problemas que tu hijo o hija enfrenta, por ello es importante que generes nuevas estrategias para dar consuelo y cariño previas a iniciar el destete.

 

7. Cuando el/la niño/a ya come 2 comidas, pueden ser suficientes unas 3-4 mamadas. Cada niño/niña es distinto(a), con calor o malestar es normal que pidan más.

 

 8. Si tu hijo o hija se enferma y pide nuevamente mamar, o si la situación le altera demasiado, tómalo con calma, dale nuevamente pecho y después de unos días comienza otra vez a intentarlo, no hay apuro.

 

9. Respeta sus tiempos y los tuyos. Recuerda que no hay manera en que le haga daño seguir tomando tu leche, y que en un poco de tiempo más o menos, se destetará igual, pero vale la pena hacerlo de a poco.

 

10. Si quieres hacer un destete parcial también es una buena alternativa, por ejemplo, puedes dejar de darle durante el día y mantener una toma antes de dormir; es una excelente manera de que se relaje y duerma más fácil y mejor. Además ambos regalonean y tu leche sigue alimentándole y aportando defensas.

 

11. Si notas que tus pechos se congestionan, sácate un poco de leche para evitar una mastitis y poco a poco, tu cuerpo producirá menos. No hagas una extracción completa eso provocaría aún más producción de leche.

 

12. Es muy importante que el padre también participe de este proceso. La decisión es de los 3 y deben apoyarse. Si no hay acuerdo, el niño o la niña queda en el medio de la conversación y puede generar inseguridad adicional en el proceso del destete. El padre puede ser un gran apoyo en ofrecer consuelo y cariño alternativo al que entregaba la madre durante la lactancia.

 

13. Por último, ten en cuenta que son cambios muy importantes para tu hijo/a, por lo que, en lo posible, evita juntarlo con otros cambios significativos. Por ejemplo, si tu hijo/a se acaba de incorporar a la sala cuna, tú acabas de volver a trabajar, nació un hermanito, una mudanza, etc.

 

Es mejor esperar a que esté bien adaptado a un cambio antes de comenzar el destete. Te invitamos a leer esta interesante columna para profundizar acerca de este tema.

 

Si tienes más dudas, puedes pedir orientación gratuita desde cualquier teléfono a Fonoinfancia 800 200 818, donde un grupo de psicólogos podrá darte mayor orientación.

 

 

Recomendaciones revisadas por Dra. Verónica Valdés. Pediatra experta en Lactancia Materna UC. Consejera de UNICEF en temas de lactancia.

Repost 0
Published by Cesfam Chañaral Alto - en Salud Infantil
Comenta este artículo
14 junio 2011 2 14 /06 /junio /2011 15:28

 

El Control de Niño Sano es una actividad periódica de supervisión de salud y desarrollo del menor desde que nace hasta su adolescencia.


Esto permite detectar eventuales alteraciones y así prevenir y/o tratar a tiempo enfermedades y situaciones de riesgo.


 chalto 2009 007

Foto: Nuestra Auxiliar Paramédico Daisy Rodríguez,

realizando un Control Niño Sano 


Para muchos estos controles pueden parecer innecesarios, especialmente a medida que el niño crece pues deja de padecer afecciones frecuentes como cuando es lactante, sin embargo, es una medida preventiva y de educación para las familias.


Algunas de las principales actividades que se realizan durante el control son la medición del peso y talla del menor, la evaluación de su desarrollo psicomotor y la orientación a sus padres sobre distintos aspectos del crecimiento infantil, que pueden ir desde sus necesidades nutricionales y emocionales, hasta en qué forma se previenen los accidentes caseros.


Repost 0
Published by Cesfam Chañaral Alto - en Salud Infantil
Comenta este artículo
5 mayo 2011 4 05 /05 /mayo /2011 14:14

El orinarse durante la noche puede incluir más que mojar la cama. Los niños mayores de seis años que tienen esta condición, denominada enuresis, suelen tener otros problemas relacionados con la personalidad y la autoestima. Descubre más detalles sobre este tema y cómo puedes ayudar a quien lo sufre.

                                               el-nino-en-cama

La mamá de Nico no tenía idea de que existen tratamientos que pueden ayudar a su hijo a dejar de mojar la cama durante la noche. Tampoco se imaginaba cuánto estaba sufriendo el niño por este inconveniente, que solía generar discusiones familiares a menudo, sobre todo durante la mañana, cuando la casa se convertía en un caos: él era el centro de burlas de sus hermanos y sus padres se apresuraban — discusiones mediante — para poner las sábanas a lavar y continuar sirviendo el desayuno en tiempo record, a fin de evitar llegadas tarde al colegio y el trabajo.

Es normal que los niños se orinen la cama durante la noche cuando son pequeños, pero todo tiene un límite. Si esa situación se extiende más allá de los 5 o 6 años, se convierte en un problema denominado enuresis (el término médico), que no es más que la emisión involuntaria e intermitente de orina durante el sueño.

Lo bueno de esto es que existen varios tratamientos y alternativas que logran revertir esta situación y ayudan a que el niño duerma y se despierte en un colchón seco.

Si este es el caso de tu hijo o hija, no esperes que la enuresis se vaya sola, como por arte de magia. Esto es muy común, ya que los adultos desconocen de qué se trata esta condición y la falta de información genera una sensación de soledad e impotencia ante esta situación familiar. Por esto mismo, tampoco suelen buscar ayuda profesional. Y todo esto repercute en el crecimiento del niño.

Lo malo de orinarse en la cama con frecuencia es que, si no se trata profesionalmente y persiste en el tiempo, la enuresis puede convertirse en un problema mayor para quien lo padece, que afecte su conducta, su personalidad y su autoestima. Son varias las investigaciones que han demostrado esa relación entre la enuresis y los problemas psicológicos que sufren los niños y las niñas que mojan la cama cuando ya están en edad escolar. Por ejemplo, este problema los avergüenza y los limita a realizar actividades sociales compartidas, como quedarse a dormir en la casa de algún amiguito o ir de campamento, entre otras.

La enuresis o el hecho de orinarse en la cama, es un síntoma que puede asociarse a diferentes causas, que pueden ser orgánicas o funcionales y que favorecen la emisión de orina durante las horas de descanso. Por ejemplo, algunas de ellas incluyen:

• La vejiga del niño puede ser demasiado pequeña y no aguanta una cantidad de orina normal.

• La cantidad de orina producida durante la noche puede ser mayor de la que la vejiga puede albergar.

• El niño duerme demasiado profundamente y no se despierta para ir al baño.

• Algunos niños necesitan más tiempo para aprender a controlar la vejiga.

• El niño tiene alguna infección o enfermedad del sistema nervioso.

• Alguno o ambos padres mojaban la cama cuando eran niños (esto aumenta las posibilidades de que el niño tenga el mismo problema, pero puede no tenerlo).

Cualquiera que sea la causa, deberías acudir a un profesional si el niño o niña se orina en la cama, después de los seis años de edad; si empieza a mojar la cama cuando ya había dejado de mojarla o si además de mojar la cama tiene mucha sed, tiene ardor o dolor al orinar, la orina tiene un color rosado o el niño o niña ronca. El médico te puede orientar y ayudar en el tratamiento de la enuresis. Ya se un pediatra, un urólogo infantil o un nefrólogo infantil.

Recuerda que tu hijo/a no moja la cama a propósito ni para llamar la atención, como suelen pensar algunos padres. Por eso, no lo castigues ni lo regañes por orinarse en la cama. Por el contrario, puedes ayudarlo a tratar de prevenir esta situación, tomando una actitud adecuada y algunas medidas preventivas, como:

• Evita que tome líquidos en la cama. Se recomienda generar “una hora seca” entre la última ingesta de líquidos en la cena y cuando el niño se va a dormir.

• No le des bebidas con cafeína, como sodas, ya que hacen que el cuerpo produzca orina más rápidamente.

• Asegúrate de que tu hijo vaya al baño justo antes de acostarse.

• Evita que duerma más de diez horas seguidas.

Si esto no funciona y la situación persiste, no te demores en consultar con un especialista. Verás cómo, con paciencia y constancia, el niño podrá ir resolviendo este problema y la familia completa dormirá y se despertará más tranquila… y con la cama seca.

Repost 0
Published by Cesfam Chañaral Alto - en Salud Infantil
Comenta este artículo

Cesfam Chañaral Alto

  • : CESFAM CHAÑARAL ALTO
  • CESFAM CHAÑARAL ALTO
  • : Centro de Salud Familiar al servicio de la localidad de Chañaral Alto y alrededores. "Siempre junto a la Familia"
  • Contacto

Visitas

Contadores Gratis